Estados UnidosMéxicoMigración e Inmigración

Familias mexicanas están preocupadas por el destino de migrantes atrapados en camión de Texas

27 mexicanos han muerto. Tres guatemaltecos y cuatro hondureños también fueron reportados como fallecidos, mientras que otras víctimas permanecen sin identificar.

Según explicaron los residentes locales, antes de emprender el viaje que terminó en desastre, José Luis Vásquez vivía en una remota comunidad montañosa en el sur de México, donde un solo teléfono conecta a algunas familias indígenas con el mundo exterior.

Ahora, el hombre de 31 años está en un hospital en San Antonio, Texas, después de deshidratarse gravemente en un camión con remolque sofocante en el que al menos 51 migrantes murieron en la tragedia de trata de personas más mortífera en la historia reciente de Estados Unidos.

Vásquez había dejado recientemente el ejército mexicano, según su tío Aquilino Guzmán, quien dijo que había visto a su sobrino varias semanas antes de partir hacia Estados Unidos. Pero Vásquez no había compartido esos planes de viaje con su tío, dijo Guzmán.

“Supongo que fue la misma historia de siempre”, dijo Guzmán a Reuters. “Buscando mejores oportunidades”.

Foto: Reuters

Guzmán pertenece a una de las docenas de familias que esperan noticias de sus seres queridos después de que el gobierno dijera que creía que 27 mexicanos habían muerto en Texas. Tres guatemaltecos y cuatro hondureños también fueron reportados muertos, mientras que otras víctimas permanecen sin identificar.

El gobierno de Oaxaca está buscando una visa humanitaria para que la madre de Vásquez esté con su hijo mientras se recupera en Texas.

Vásquez, cuya condición y estadía en el hospital fueron anunciadas por el gobierno mexicano, no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios. Partió hacia la frontera de Estados Unidos con su primo, Javier Flores, dijo Manuel Velasco, pariente de Flores y secretario municipal del pueblo más cercano, San Miguel Huautla.

La última vez que Flores llamó a su familia fue el 19 de junio, cuando les dijo que ya había cruzado la frontera y se escondía en una casa en Texas, según Velasco. La familia de Flores ahora espera ansiosamente la noticia de que está vivo.

“Me dijo que iba a buscar una vida mejor”, dijo a Reuters la madre de Flores, Virgilia López. “Para enviar a sus hijos a la escuela, ayudarlos a salir adelante y tener un mejor futuro”.

Foto: Reuters

El camión que transportaba a Vásquez fue encontrado abandonado en las afueras de San Antonio y pudo haber transportado a unos 100 migrantes, pero el total exacto no está claro, dicen funcionarios estadounidenses.

Más de una docena de sobrevivientes fueron transportados a hospitales por insolación y agotamiento, incluidos cuatro menores.

Fuente: Reuters

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba