EcuadorInternacional

Grupos indígenas de Ecuador condicionan conversaciones sobre protestas a retirada de las fuerzas de seguridad (+VIDEO)

Según líder indígena, dos personas murieron durante las manifestaciones, mientras que casi 100 resultaron heridas. Setenta y nueve han sido arrestados, según los recuentos de los manifestantes.

Los manifestantes ecuatorianos que han realizado más de una semana de marchas y bloqueos de carreteras por las políticas económicas del presidente Guillermo Lasso, no se reunirán con el gobierno hasta que retire las fuerzas de seguridad de algunas zonas de la capital, dijo el martes un líder indígena.

Miles de manifestantes han marchado en Quito durante la última semana para exigir concesiones de Lasso, incluido un recorte en el precio del combustible, el cese de la expansión de la producción de petróleo y la minería, más tiempo para que los agricultores paguen la deuda y aumentos presupuestarios para la atención médica.

El gobierno ha respondido a las demandas, pero los líderes indígenas no pudieron reunirse para ponderarlos debido a la presencia de las fuerzas de seguridad en un parque donde se concentran muchos grupos, dijo en las redes sociales Leonidas Iza, líder del grupo indígena CONAIE.

“Nuestras condiciones suponen una voluntad del Gobierno Nacional de reducir las acciones represivas, revocar el estado de excepción y desmilitarizar el Parque Arbolito”, dijo Iza, en referencia a las medidas especiales que Lasso extendió el lunes a seis provincias, de tres anteriores.

Según líder indígena, dos personas murieron durante las manifestaciones, mientras que casi 100 resultaron heridas. Setenta y nueve han sido arrestados, según los recuentos de los manifestantes.

Las fuerzas de seguridad y los manifestantes se enfrentaron en la capital el martes por la tarde, y algunos manifestantes arrojaron palos. Las fuerzas de seguridad respondieron disparando gases lacrimógenos y proyectiles no letales, según un testigo de Reuters.

La oficina del fiscal general dijo en un comunicado que su oficina principal había sido atacada, aunque no especificó por quién.

Las protestas estallaron por primera vez en octubre pasado después de que Lasso, un exbanquero conservador, congeló los precios de la gasolina y el diésel más usados ​​a tasas más altas que antes de asumir el cargo.

La situación se calmó después de que el gobierno abrió conversaciones, pero los líderes indígenas dicen que no está escuchando sus preocupaciones.

“Las Fuerzas Armadas no permitirán que se rompa el orden constitucional ni se actúe contra la democracia y las leyes de la república”, dijo a periodistas el ministro de Defensa, Luis Lara, acompañado de comandantes militares.

Lara culpó a los narcotraficantes y al crimen organizado por la violencia en las protestas, haciéndose eco de Lasso, quien dice que las bandas de narcotraficantes están provocando un aumento de la violencia, incluidos enfrentamientos mortales en las cárceles que han dejado cientos de muertos.

Los subsidios a los combustibles le cuestan al gobierno unos 2.800 millones de dólares al año. Las protestas han impedido la producción de unos 189.000 barriles de crudo, dijo el Ministerio de Energía en un comunicado, extendiendo una declaración de fuerza mayor de la petrolera estatal Petroecuador para incluir a los operadores privados.

Fuente: Reuters

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba