EuropaInternacional

España conmocionada tras el hallazgo en el fondo del mar del cuerpo de Olivia, la niña raptada por su padre en abril

España se encuentra conmocionada tras el hallazgo. El cuerpo de Olivia, la niña de 6 años de edad, que fue raptada junto a su hermana por su padre, fue descubierto en el fondo del mar cerca de la isla de Tenerife luego de semanas de intensa búsqueda.

Olivia, de seis años, y Anna, de uno, fueron dadas por desaparecidas a finales de abril en la isla del archipiélago atlántico de Canarias, luego de que su padre hiciera una última llamada «con un tono de despedida» a la madre, de la que estaba separado, indicó a la AFP un portavoz de la Guardia Civil.

Al día siguiente, un barco perteneciente al padre y una silla de bebé fueron encontrados a la deriva en el mar cerca de Tenerife, lo que llevó a las autoridades a iniciar pesquisas en las inmediaciones.

Luego de días de intensa búsqueda, que copó bastante espacio en los medios españoles, en la tarde del jueves fue hallado un cuerpo en el fondo del mar, identificado como el de la niña Olivia, confirmó el portavoz.

De izquierda a derecha: Olivia, Ana y su padre Tomás Gimeno

El anuncio del descubrimiento de Olivia, a 1.000 metros de profundidad dentro de una bolsa atada al ancla de la embarcación del padre según los medios, produjo conmoción en el país.

«No puedo imaginar el dolor de la madre de las pequeñas Anna y Olivia, desaparecidas en Tenerife, ante la terrible noticia que acabamos de conocer», tuiteó la noche del jueves el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

«No hay palabras para acompañar a Beatriz (la madre) en estos momentos de terrible dolor. Esta violencia que se ejerce contra las mujeres madres para golpear donde más duele es una cuestión de Estado», publicó en la red social la ministra de Igualdad, Irene Montero, del partido de izquierda radical Podemos, que gobierna en coalición con los socialistas de Sánchez.

Según El País de España, los equipos de la Guardia Civil seguían este viernes la búsqueda del cadáver de Anna, de un año, y de su padre, Tomás Gimeno, de 37, en una zona submarina acotada de pocos metros de la costa tinerfeña. La noticia del hallazgo del cuerpo de Olivia, corrobora lo que la policía sospechó desde un principio: que las dos niñas secuestradas por su padre están muertas. Esto ha sumido a las islas en la estupefacción e indignación. En varios organismos oficiales se están celebrando manifestaciones de rechazo a la violencia machista.

Y es que España, 39 menores fueron asesinados por sus padres o por las parejas o exparejas de sus madres desde 2013, según cifras oficiales.

Fuente: El País de España y AFP

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba