Estados Unidos

Estados Unidos vacunó contra el COVID-19 a más de 2,4 millones de personas en 24 horas, un nuevo récord diario

Según datos de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), ya se han distribuído más de 114 millones de vacunas a en todo el país, de las cuales más de 85 millones han sido aplicadas. Según el sitio especializado en estadísticas Our World in Data, el país está cuarto en el mundo, en cuanto a cantidad de vacunas aplicadas por cada 100 habitantes, solo después del Reino Unido, los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

En total, más de 2,4 millones de personas recibieron una vacuna contra el COVID-19 este viernes, un nuevo récord en la campaña de inoculación del país, cuya velocidad ha aumentado de manera sensible durante las últimas semanas.

Esas cifras muestran que el 16,7 por ciento de la población ha recibido una dosis de la vacuna, mientras que el 8,6 se ha aplicado dos. A partir de esta semana el país norteamericano comenzó a administrar también el inoculante desarrollado por Johnson & Johnson, que solo requiere una dosis.

Por ende, el porcentaje de la segunda categoría no tendrá que alcanzar al de la primera para que las personas allí incluídas sean consideradas como completamente vacunadas. No obstante, el suministro de esta vacuna será inicialmente más reducido de lo prometido por la farmacéutica, que encontró problemas logísticos: se espera que se envíen casi 4 millones de dosis esta semana, y se calculan 20 millones de para finales de marzo.

Para remediar estas limitaciones, la empresa llegó a un acuerdo con su histórica competidora Merck. El acuerdo contó con la mediación de la Casa Blanca, y se espera que incremente dramáticamente la capacidad de producción.

Según el acuerdo, Merck dedicará dos de sus instalaciones en los Estados Unidos a producir las dosis de Johnson & Johnson. Una proporcionará servicios de “llenado y acabado”, la última etapa del proceso de producción durante la cual la sustancia de la vacuna se coloca en viales y se empaqueta para su distribución.

La otra fabricará la vacuna y tiene el potencial de aumentar enormemente el suministro, quizás incluso duplicando lo que Johnson & Johnson podría hacer por sí solo.

Los esfuerzos de la administración de Biden para aumentar la producción de la vacuna Johnson & Johnson sugieren que considera que la misma juega un papel muy importante para abordar los desafíos futuros, como la eventual necesidad de inoculantes para niños y posiblemente refuerzos para contrarrestar las variantes del coronavirus.

Con información de Infobae

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba